El mejor tratamiento empieza por un buen diagnóstico