El primer cigarrillo de la mañana duplica el riesgo de padecer cáncer