El tétanos sigue siendo un peligro