Empieza la ‘operación biquini’
Las vacaciones están a punto de llegar y es momento de prepararnos para lucir piernas. Las prisas no son buenas, pero no queda tiempo para la puesta a punto, queremos lucir tipazo en tiempo récord y se suele caer en el error de tratar de hacer dietas milagro que acaban dañando la salud. Se ha demostrado que las dietas no funcionan porque exigen un esfuerzo permanente y las acabamos abandonando. Nadie puede dejar de comer aquello que le gusta o está acostumbrado. Además, terminan por ocasionar graves carencias nutricionales y dietéticas.

Lo más recomendable durante la ‘operación biquini’ es acudir a un nutricionista para que nos aconseje sobre nuestro problema. Seguramente te ayudará a identificar los malos hábitos y te preparará una dieta que se ajuste a tus necesidades sin que tengas que pasar hambre. Además, te enseñará a comer bien dentro de tus posibilidades y ajustar el régimen a tu día a día. Por otro lado, existen los tratamientos de adelgazamiento que se deben hacer bajo un estricto control médico, un seguimiento exhaustivo y la aplicación de una dieta adecuada a nuestro organismo.

Las llamadas dietas milagro o trucos caseros pueden tener consecuencias graves en nuestra salud, algo que nos provocará carencias a largo plazo, pudiendo provocar enfermedades en el sistema inmunológico, diabetes, hepáticas, etc. Además, la mayoría de mujeres que inician una dieta no sufren obesidad, sino que simplemente quieren perder unos pocos quilos para llevar una ropa más ajustada o lucir figura en la playa.

De modo, que es completamente desaconsejable seguir un régimen severo. No es sano ni beneficioso para nuestro organismo, ya que además termina por producir un efecto rebote contrario al deseado. Lo ideal para adelgazar, aunque parezca mentira, es comer cinco veces al día pequeñas cantidades para lograr estimular nuestro metabolismo. Así que contar calorías no es únicamente lo más importante, ya que también debemos tener en cuenta las vitaminas, proteínas y el equilibrio nutricional. Por otro lado, reducir nuestros niveles de estrés y practicar deporte de forma habitual ayudarán muchísimo en la consecución de tus objetivos.