Estirar los abdominales
Hoy toca ver cómo se estiran estos músculos. Como cualquier otra parte del cuerpo, es muy importante estirarla por varias razones. Además, es especialmente importante por el hecho de ser una zona que interviene en gran cantidad de ejercicios y movimientos.

Es muy habitual hacer ejercicio y estirar todos los músculos del cuerpo menos los abdominales. Eso es algo que no tendría que ser así. Aunque es cierto que es una parte del cuerpo que no tiene articulaciones y no puede dolernos por falta de estiramientos o agarrotamiento muscular, no menos cierto es que tenemos que activar la circulación sanguínea para mejorar su estado.

El estiramiento más conocido y sencillo es el primero que podéis ver en el siguiente vídeo. Tenemos que colocarnos boca abajo sobre una esterilla, con las piernas extendidas y en actitud relajada. Luego hay que apoyar las manos en el suelo de forma que los brazos se sitúen por debajo del pecho. Sin levantar las piernas del suelo tendremos que ir elevando poco a poco el tronco con la cabeza levantada y doblada ligeramente hacia atrás. De esta forma lograremos que la pared abdominal se ponga en tensión y notaremos el estiramiento. Esta postura hay que mantenerla durante algunos segundos (de 15 a 20 segundos es lo recomendable).

Otro ejercicio muy válido es el que consiste en estirarse en el suelo boca arriba. La espalda tiene que estar recta y hay que estirar tanto los brazos como las piernas. Las manos tienen que estar cogidas y hay que estirar hacia arriba. Eso hay que hacerlo generando tensión en el cuerpo, echando las puntas hacia delante para que los abdominales se pongan tensos. Además de la zona abdominal estiraremos otras partes del cuerpo. También hay que mantener el estiramiento durante unos segundos.

Por último, para trabajar los oblicuos también adoptaremos una postura estirada boca arriba, aunque en esta ocasión las piernas irán relajadas. Con la espalda recta y con la cabeza mirando hacia arriba, colocaremos el brazo del lado que vamos a estirar justo por encima de la cabeza y giraremos el tronco hacia el lado opuesto. Con ello lograremos estirar toda la zona que corresponde a la parte abdominal de debajo del brazo que tenemos colocado por encima de la cabeza. Deberemos mantener esa postura durante algunos segundos y luego repetirla con el otro brazo como protagonista.

Merece la pena remarcar que el estiramiento de los abdominales es muy beneficioso para prevenir lesiones, algo que es muy importante para quienes practican deporte habitualmente.