Frutas y verduras para vivir más y prevenir enfermedades
¿Sueles consumir al menos cinco piezas de fruta y verdura al día? Pues según numerosos estudios científicos, tienes muchas más posibilidades de vivir más años y prevenir enfermedades cardiovasculares.

¿Por qué? Un estudio realizado por la Universidad de California de Los Ángeles, en Estados Unidos, revela la importancia de consumir frutas y verduras a diario para vivir más años y mejor.

Los datos del estudio

En el estudio, que ha sido publicado por el British Medical Journal, se han analizado los hábitos alimenticios de 65.226 personas entre los años 2001 y 2013. El objetivo era encontrar una relación entre la longevidad y el consumo de frutas y verduras. Y efectivamente, los expertos encontraron esta relación.

Frutas y verduras para vivir más y prevenir enfermedades

Los datos tras analizar las costumbres de los participantes en el estudio revelan que consumir entre cinco y siete porciones de frutas y verduras cada día reduce los riesgos de muerte por enfermedades como el cáncer en un 25%, y enfermedades del corazón en un 31%.

El estilo de vida también es importante

Las propiedades y los beneficios de las frutas y verduras en nuestra salud son muy conocidas por todos. Unas recomendaciones que nos recuerdan a menudo los expertos en salud, pero que deben ir acompañadas de otros buenos hábitos de vida. Por ejemplo, ejercicio físico frecuente y un estilo de vida saludable.

Evitar el consumo de alcohol y el tabaco, dormir bien las horas necesarias y el deporte frecuente son otros factores que influyen directamente en el riesgo de enfermedades como el cáncer. En este sentido, algunos profesionales de la salud nos recuerdan que las frutas y verduras por sí solas no logran prevenir enfermedades, si no están acompañadas de un estilo de vida saludable.

Frutas y verduras para vivir más y prevenir enfermedades

En cualquier caso, y siempre hablando en términos generales, el consumo de entre cinco y siete porciones de fruta y verdura al día se asocia a un menor riesgo de muerte. Aunque por supuesto, hay que tener en cuenta los hábitos de vida y el estado de salud de cada persona. Tal y como comentábamos antes, la alimentación es importante, pero no lo es todo.