Hipocondría, el enfermo imaginario