Hongos en las uñas de los pies y el aceite de árbol de té
Durante siglos los pueblos aborígenes de Australia han estado utilizando las hojas del árbol del té para tratar infecciones de la piel. El aceite de árbol de té, también conocido como aceite de melaleuca o aceite de manuka proviene de la destilación de las hojas de esta planta que se cultiva en Australia o Nueva Zelanda. Un ingrediente activo en el aceite del árbol del té es el terpineno-4-ol, que se ha demostrado que es capaz de combatir las bacterias y hongos.

También, se ha utilizado para tratar cortes, rasguños y otras heridas menores de la piel e irritaciones. Debido a sus propiedades antihongos y antibacteriasa, se ha convertido rápidamente en uno de los antisépticos más utilizados. El aceite de árbol de té también tiene la capacidad de vincularse rápidamente con los aceites naturales presentes en la piel. Debido a que la aplicación de este aceite esencial sobre la piel estimula la formulación de una barrera química, el continuo crecimiento de hongos y otros organismos no saludables se reduce.

Se suele utilizar mucho para luchar contra los hongos en la uñas. También conocida como onicomicosis, este problema es una condición muy común que produce alteraciones en las uñas y afecta a una parte considerable de la población adulta. La uñas de los pies son especialmente susceptibles a la proliferación de hongos, ya que la humedad favorece su aparición.

Los hongos en las uñas comienzan mostrando una decoloración de la misma que se va extendiendo por toda la uña que se convierte en una especie de masa espesa y amarilla. Si no se administra un tratamiento para destruir el hongo, la situación puede empeorar y, finalmente, la uña se deformará hasta caerse.