La dieta mediterránea reduce el riesgo de mortalidad