La dolorosa neuralgia de trigémino
En el rostro tenemos un nervio denominado trigémino que cumple dos funciones: mover la musculatura del rostro relacionada con la masticación y la sensibilidad facial. Si por alguna razón este nervio duele, estaremos sufriendo lo que se denomina neuralgia de trigémino, sin duda una de las enfermedades más dolorosas con la que nos debemos enfrentar.

Los síntomas de esta neuralgia son ataques bruscos de dolor en la cara o en la frente, y que se repiten siempre con las mismas características. El dolor es muy intenso y punzante, que se suele desencadenar por actos del más cotidiano, como puede ser lavarse la cara o los dientes. Este dolor se va extendiendo y termina afectando a los ojos, labios, nariz, cuero cabelludo, frente y mandíbula. La buena noticia es que el dolor sólo dura unos minutos.

Esta neuralgia sólo suele aparecer en el rostro y suele afectar sólo a uno de los dos lados del rostro, y son muy raros los casos en los que la neuralgia afecta a ambos lados de la cara.

La causa de este trastorno no se conoce aún bien, aunque se considera que se debe a la compresión del nervio por una arteria que lo sacude, provocando así el dolor. Otros expertos, sin embargo, piensan que la causa es un fenómeno de desmielinización del nervio) consecuencia de la compresión del nervio en algún tramo de su recorrido.

Si los fármacos no son eficaces para eliminar el dolor, entonces el paciente debe someterse a la cirugía. En ella, se buscará dónde está comprimido el nervio, liberarlo y hacer desaparecer así el dolor.

Algunos enfermos se han beneficiado de otros tratamientos, como la acupuntura, aunque no existe ninguna evidencia ni a favor o en contra de la eficacia de estos tratamientos alternativos.