La mala hidratación afecta al cerebro