La obesidad en Europa se pone al nivel de Estados Unidos