La sal puede ser tan adictiva como la cocaína