La Viagra, en el supermercado