Las propiedades de las deliciosas fresas
Las fresas son una de las frutas más deliciosas y completas de las que podemos disfrutar. Su color rojo y su sabor dulce las convierten en un alimento muy apetecible que, además, nos va a reportar grandes beneficios para nuestra salud.

Son muy ricas en vitamina C y antioxidantes, lo que implica que es una fruta que nos va ayudar a combatir la acción negativa que en nuestro organismo tienen los radicales libres, retrasando el proceso de envejecimiento celular y ayudando a prevenir la aparición de distintos tipos de cáncer, proceso en el que también están implicados dichos radicales. Este alto contenido en vitamina C también ayuda a favorecer la absorción del hierro contenido en los alimentos, por lo que ayuda a mejorar y prevenir la anemia ferropénica y mejora el sistema inmunitario.

También son ricas en ácido cítrico, ácido salicílico, que ejerce una acción antiinflamatoria y anticoagulante sobre el organismo así como ácido ascórbico, lecitina y pectina, sustancias que juegan un gran papel a la hora de reducir el nivel de colesterol en sangre. Además, por su alto contenido en fibra ayudan a mantener estables los niveles de azúcar en sangre, al tiempo que facilitan el tránsito intestinal.

Resultan altamente beneficiosas para las mujeres, ya que les ayuda a reducir el estrés y los dolores causados tanto por la menstruación como por la menopausia. Ayudan además a combatir la alteración en el metabolismo de los hidratos de carbono que sufren algunas mujeres antes de la menstruación, que las lleva a aumentar la ingesta de dulces y harinas refinadas.

Por su composición, tienen un efecto diurético, lo que las hace una fruta especialmente indicada para las personas que sufren gota, hipertensión arterial y retención de líquidos.