Las pruebas genéticas de la polémica