Las saludables aceitunas negras
Las aceitunas negras son uno de los alimentos más antiguos que se han utilizado por los seres humanos a lo largo de la historia. Las aceitunas son frutos de los olivos que se dicen son nativos de Grecia. A diferencia de la mayoría de los frutos comestibles, no puedes comerte una aceituna nada más arrancarla del árbol. Las aceitunas están extremadamente amargas y deben someterse a un proceso en el que hay que esperar algo de tiempo antes de ingerirlas.

El tipo de curación que se las realice es el responsable de su sabor y su textura. Por lo general, las aceitunas se clasifican en negras y verdes. Las aceitunas negras, según los expertos tienen un mayor valor nutricional, Existen diferentes tipos de estas aceituna entre las que se incluyen la Kalamata de Grecia. La versión verde de las aceitunas suele ser más firme y más densa.

Si te das cuenta, mientras que las aceitunas verdes se utilizan más como plato de “picoteo”, las negras son más utilizadas para cocinar o decorar. En lo que a su valor nutricional se refiere, es casi similar al de las verdes. Lo único que sí puede variar es el sabor. Sin embargo, las aceitunas negras, tienen un mayor contenido de aceite, en comparación con las variedades verde.

Las aceitunas negras son ricas en fitonutrientes que son beneficiosos para la salud. La pequeña cantidad de grasa que pueden tener este tipo de aceitunas son de las buenas, aquellas que son beneficiosas para la reducción del colesterol malo. Es una buena fuente de vitamina E, que es un antioxidante que puede luchar contra los radicales libres y prevenir ciertas enfermedades.