Lesiones frecuentes: la rotura fibrilar