Los cambios de tiempo bruscos nos deprimen