Los incómodos síntomas de un ataque de ansiedad
Cuando estás teniendo un pequeño ataque de ansiedad, seguro que te sientes temeroso y tenso. Muchas personas se asustan mucho pensando que, en realidad, lo que están teniendo es una especie de ataque al corazón. Eso no es así, así que relájate y no te centres demasiado en esos síntomas tan desagradables que producen los ataques de ansiedad.

Algunos de los síntomas que una persona puede sufrir en esos momentos son: un ritmo cardíaco acelerado, palpitaciones, náuseas, temblores, sudoración, boca seca, dolor de pecho, dolores de cabeza, un “nudo en el estómago y respiración rápida. Los síntomas físicos son causados en parte por el cerebro, que envía una gran cantidad de mensajes por los nervios a varias partes del cuerpo cuando se está con ansiedad.

Los mensajes más nerviosos del corazón tienden a hacer que el corazón, los pulmones y otras partes del cuerpo trabajen mucho más rápido. Además, se liberan más hormonas como por ejemplo la adrenalina que hace a la persona sentirse como “acelerada”. La ansiedad es normal en situaciones de estrés, e incluso puede ser útil. Por ejemplo, la mayoría de la gente sufrirá de ansiedad cuando se vean amenazadas por una persona agresiva, o antes de una carrera importante. La explosión de adrenalina y los impulsos nerviosos que se tienen como respuesta en este tipo de situaciones de estrés pueden hacer que se luche o se huya.

Debes acudir al médico para preguntarle cualquier tipo de duda que tengas sobre la ansiedad o si estás pasando una mala época por algún motivo en concreto. La ansiedad no es nada buenas si se produce sin estar sufriendo ningún tipo de estrés o sin ningún motivo aparente.