Los productos “milagro” no son tan milagrosos