¿Maldecir al aire puede hacer que te sientas mejor?