Mitos sobre las enfermedades cardiovasculares en mujeres