Nuevas terapias para tratar la esclerosis múltiple
La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta al cerebro, tronco del encéfalo y a la médula espinal. La mielina, la sustancia que recubre las fibras nerviosas, resulta dañada y entonces la habilidad de los nervios para conducir las órdenes del cerebro se ve interrumpida. Aunque es una de las enfermedades crónicas más frecuente en adultos jóvenes en Europa y la segunda causa de incapacidad en este grupo de población, todavía se desconocen al cien por cien las causas de este trastorno, aunque sospechan que se trata de un problema multifactorial.

Esta enfermedad, de la que cada año en nuestro país se diagnostican 1.800 nuevos casos, apenas presenta síntomas en sus inicios (suele aparecer entre los 18 y los 50 años), siendo el hormigueo en las manos, el no poder mover de manera correcto alguno de los pies o algunos trastornos visuales las únicas manifestaciones o señales que pueden advertirnos de su presencia. Afortunadamente, está habiendo bastantes avances terapéuticos.

Nuevas terapias para tratar la esclerosis múltiple

Controlar mejor la enfermedad

Hoy en día, estos avances terapéuticos que te comentábamos están permitiendo que en los casos de esclerosis remitente-recidivante o en brotes, los pacientes puedan controlar mejor su enfermedad y puedan llevar una vida con menos limitaciones. Además, ya se cuenta con el primer fármaco oral para el tratamiento de los brotes de la esclerosis múltiple, logrando una disminución del 50%.

Mejoras de algunos síntomas

Por si fuera poco, en los próximos meses está prevista la aprobación de una nueva terapia para mejorar algunos de los síntomas de la esclerosis, como ayudar a mejorar la velocidad de la marcha o dificultades para caminar. Y es que según datos de la Federación de Esclerosis Múltiple de España (FELEM), siete de cada diez pacientes padece problemas de movilidad a los 10-15 años del diagnóstico y cuatro de cada diez necesita algún tipo de apoyo (muletas, bastones) para andar.