Principales trastornos psíquicos
Antiguamente, muchos de estos males eran considerados como algo demoníaco o mágico. Afortunadamente, hoy día sabemos mucho más sobre estos, e incluso nos son más familiares.
Veamos algunos de los principales trastornos para entender algo más sobre este laberíntico mundo:

Ansiedad – Suele ser síntoma de un miedo real de origen inconsciente. Sus manifestaciones más comunes son sudoración repentina, insomnio, mareos, temblores y palpitaciones.

Trastornos de la alimentación – Como la anorexia y la bulimia. El primero se caracteriza porque la persona siente el deseo irreprimible de adelgazar, y por tanto, reniega de la comida. Por el contrario, la bulimia, impulsa a comer sin control. En ambas, el origen es por causas psíquicas, afectivas y sociales. Si se detectan a tiempo, pueden curarse hospitalizando al paciente y combinando el tratamiento psicológico con el endocrino.

Depresión – Existen diferentes niveles, desde leve hasta profunda. El tratamiento dependerá fundamentalmente de la fase en que se encuentre el paciente. Normalmente el tratamiento combina las sesiones de terapia con la medicación, y su duración dependerá de la gravedad. Su origen, según algunos expertos, tiene factores genéticos, mientras que para otros, es producto de la melancolía.

Autismo – Suele aparecer en niños menores de dos años. Sus síntomas son retraimiento y poca comunicación, así como, incapacidad para soportar los ruidos y falta de respuesta a los estímulos. Las causas suelen ser de origen orgánico, aunque suele responder problemas afectivos y de aislamiento. Estos pacientes se tratan con un programa específico de aprendizaje y antipsicóticos.

Dependencia – Se puede tener dependencia a la drogas, el alcohol, pero también suelen ser afectivas y emocionales. Pueden surgir por trastornos de la personalidad o por depresiones y su tratamiento se basa en terapias individuales y grupos de autoayuda.

Esquizofrenia – Es una de las enfermedades mentales más graves y presenta varios tipos y niveles. La persona afectada por este mal posee un bloqueo del sistema cognitivo que se manifiesta como un trastorno del pensamiento, haciendo que la persona viva en un mundo irreal e incomprensible para los demás. El único tratamiento que existe para combatirla es la medicación antipsicótica.

Hipocondría – El hipocondríaco sufre un temor constante a padecer enfermedades, que le hace estar alerta ante cualquier cambio en su organismo. Cada sospecha ante cualquier cambio le provoca ansiedad.

Principales trastornos psíquicos
Neurosis – Está relacionada con la vida afectiva y la persona que la padece no pierde la noción de la realidad. Existen muchos grados y, de alguna manera, todos la hemos podido sufrir en alguna etapa de nuestra vida. Aunque esencialmente es psicológica, también hay ciertos aspectos sociales que la provocan. y puede derivar en desánimo, ansiedad y angustia.

Histeria – Los histéricos son personas egocéntricas, dependientes y sugestionables. Suelen aparentar lo contrario de lo que son en realidad. Este trastorno afecta a dos niveles: psíquico (problemas de memoria, sonambulismo, doble personalidad) y orgánico (dolores de diferente tipología, convulsiones, espasmos, llantos o náuseas). El tratamiento combina la psicoterapia y la relajación.

Paranoia – Podría definirse como un delirio crónico ,y las personas que lo sufren son suspicaces, intolerantes y desconfiadas. También, acostumbran ser fanáticas en sus creencias y niegan todo lo demás. Esta afectación no causa daños cerebrales.

Psicosis – Se caracteriza por una pérdida de la noción de la realidad, que puede presentarse en forma de delirios alucinatorios y trastorno del juicio. Existen dos tipos: orgánicas (Alzheimer, arteriosclerosis, epilepsia y enfermedades neurológicas) y funcionales (manías, depresiones graves, paranoias, autismo y esquizofrenia). La combinación de antipsicóticos y psicoterapia es fundamental para tratarla.