La prueba de la intolerancia a la lactosa