Remedios caseros para picaduras de pulgas
Cuando se tienen pulgas en casa, la situación parece írsenos de las manos. ¿Cómo hacer, qué puede ayudar recurriendo a un remedio casero? Están por todas partes o, al menos, así nos lo parece. Ya se trate de hogares donde hay mascotas, blanco habitual de las pulgas, o en los que sencillamente están presentes, sin más, lo suyo es actuar de forma eficaz.

En este post vamos a ver algunos remedios caseros para acabar con las pulgas, la mejor manera de hacerlo también con sus picaduras, al tiempo que daremos consejos para hacer lo propio con sus picaduras, una vez realizadas en personas, perros o gatos, pongamos por caso.

Cómo eliminar las pulgas

Ante todo, mucha calma, como dice la famosa canción de Siniestro Total. En este caso, no hay que ser tan pesimistas como sugiere el nombre del grupo, sino todo lo contrario. Por suerte, existen varios remedios de la abuela que arreglan la situación.

Eso sí, no esperemos una solución a corto plazo. Sobre todo, si estamos hablando de remedios caseros, pues su eficacia requiere actuar por fases, además de insistir hasta acabar con el ciclo de vida desde el huevo hasta la pulga adulta.

Tras unas semanas o incluso meses actuando, con mucha paciencia, lograremos deshacernos de una vez por todas con las pulgas. Siempre y cuando, claro está, no vuelvan a colonizar nuestro hogar.

Para no sentirnos invadidos de nuevo, actuemos acabando con el problema de pulgas que ya tenemos y/o prevengamos posibles infestaciones aplicando trucos caseros o soluciones comerciales, si así lo decidimos. Por suerte, en estos casos las recetas de la abuela pueden solucionar el problema, si bien en casos complicados es necesario

Expliquemos, por ejemplo, cómo hacer un repelente natural contra las pulgas. En el mercado encontraremos muchos productos para eliminarlas, pero igualmente podemos recurrir a los remedios caseros, por lo general más naturales y económicos.

Mezclemos agua con aceite de neem. Diluido cinco veces, supone un repelente muy efectivo. Pero cuidado con las distintas superficies, puede dañarlas. Igualmente, si queremos reducir su número, lograremos hacerlo colocando una palangana llega de agua con jabón por la noche bajo una luz, tras añadir unas gotas de lavavajillas, con el fin de que haga espuma.

El truco no es otro que atraer las pulgas hacia la luz, algo que harán naturalmente, acabando ahogadas en el agua. Repetiremos varios días hasta que prácticamente no haya pulgas en el agua.

También nos resultará echar el zumo de dos o tres limones en el agua de fregar el suelo, o bien un chorrito de aceite esencial de limón. El olor actuará de repelente, pero no lo apliquemos en el pelo de nuestras mascotas.

El vinagre, la lavanda, el poleo, el árbol de té o la menta también son aromas que las ahuyentan. De todos modos, en casos que se nos resistan asegurarnos de la erradicación de la plaga puede exigir la actuación de profesionales.

Por otra parte, seamos muy prudentes con el uso de aceites esenciales de hierbas o vegetales de cualquier tipo si de lo que se trata es de tratar o prevenir las pulgas en mascotas. No actuemos por nuestra cuenta sin antes informarnos bien, pues muchos de estos productos, por naturales que sean, pueden resultar tóxicos.

Remedios caseros contra las picaduras

Si de lo que se trata es de calmar el dolor de las picaduras y acelerar su curación, apliquemos hielo para reducir el hinchazón, además de lavarla con agua tibia jabonosa y desinfectar después con productos habituales. Se trata, en suma, de limpiar la zona para evitar infecciones.

Es decir, con los asépticos típicos de botiquín, como el agua oxigenada. Si la picadura se hincha más de lo normal, podríamos tener alergia a la saliva de la pulga. Igualmente, estemos atentos a cualquier posible secreción por la herida de tipo purulento, en cuyo caso busquemos atención sanitaria de inmediato.

De tratarse de una picadura más (sin dejar de tener en cuenta que pueden transmitir enfermedades), después de limpiar la picadura podemos aplicar una pasta mezclando bicarbonato de sodio con agua y dejarla durante un cuarto de hora para reducir la picazón.

Remedios caseros para picaduras de pulgas
Por otra parte, las picaduras de pulgas en los perros o gatos mejorarán aplicando levadura de cerveza sobre la misma y frotando levemente. Siempre y cuando, lógicamente, no sean alérgicos a la misma, que también podría ocurrir tal cosa.

Por último, para reducir las posibilidades de que sigan reproduciéndose y picándonos es importante lavar con agua caliente y aspirar el entorno (espolvorear el bicarbonato de sodio ayuda), sobre todo los objetos donde pudieran esconderse, así como poner los huevos. Entre ellos, la ropa, alfombras, sábanas, alfombras, cortinas y demás superficies.