Saltar a la comba tiene muchas ventajas