Síntomas del mal de altura
El mal de altura, también es conocido como mal agudo de montaña, y se produce al estar a grandes alturas. La presión del aire es baja en áreas de gran altura, sobre todo si se está a 8.000 metros sobre el nivel del mar. El porcentaje de oxígeno en el aire es de alrededor de un 21% y se mantiene sin cambios hasta 70.000 pies. La deshidratación también puede contribuir a los síntomas del mal de altura.

Este mal de altura se produce rápidamente cuando se realiza una subida rápida, por lo que la mejor forma de prevenirlo es realizando ascensos lentos. Este problema, en algunos casos puede ser bastante peligroso. Los síntomas suelen aparecer unas seis horas después de realizar la subida y pueden llegar a durar uno o dos días. La cefalea es el síntoma principal del mal de altura. Otros síntomas pueden ser:

– Falta de apetito
– Náuseas
– Vómitos
– Fatiga, debilidad
– Mareos
– Nariz sangrante
– Dificultad para respirar
– Pulso rápido
– Somnolencia
– Diarrea
– Hinchazón de manos, pies y cara

No te asustes en exceso y recuerda que en un par de días estarás completamente recuperado. Como te comentábamos, para prevenir este problema, lo más recomendable es:

– Realizar los ascensos poco a poco. Si las metas que te has planteado son demasiado duras, organízate de otra manera.
– Además del ascenso, es recomendable no realizar actividades que requieran un gran esfuerzo como el esquí.
– Se debe evitar la ingesta de alcohol en el lugar de altura
– Hay que mantenerse hidratado en las regiones montañosas