¿Somos los responsables de nuestra curación?