dormir

Terapia cognitiva-conductual para poder dormir
¿Harto de dar vueltas en la cama sin poder dormir? ¿Estás agotada ya que te has levantado en repetidas ocasiones desde las tres de la mañana? Hay una terapia que te puede ayudar a solventar este tipo de problemas: terapia de conversación. Las pastillas para dormir pueden ayudarte a conseguir que el insomnio solo se produzca de vez en cuando, pero no son una solución para el insomnio crónico. También, pueden provocar somnolencia y otros efectos secundarios.

La terapia cognitiva-conductual está libre de estos inconvenientes, y es más segura y efectiva. Esta terapia se centra en reuniones periódicas con un terapeuta especializado. Normalmente estas reuniones se realizan en un periodo de entre 4-8 semanas. El terapeuta te enseñará las estrategias que usan en diferentes casos para superar el problema y dormir mejor.
Seguir leyendo

Dormir mal no es nada bueno para la salud, pues al día siguiente el cuerpo no tienen energías y se pierde capacidad de concentración, además de todo eso se ha relacionado este trastorno con el aumento de peso.

Dormir mal puede provocar aumento de peso
El insomnio es un problema cada vez más frecuente y genera una sensación de angustia. El resultado es un bajo rendimiento tanto físico como intelectual.

Dormir mal puede provocar aumento de peso
La falta de sueño se relaciona con las hormonas que regulan el apetito. Al mismo tiempo, la conducta se ve afectada porque el individuo empieza a sentirse mal por no conciliar, lo que termina por buscar alguna forma de entretenerse para no pasar las noches en blanco, y muchas veces se dirige hacia la nevera o despensa en busca de esta compensación placentera.
Seguir leyendo

Cómo mejorar el sueño nocturo
Dormir no siempre supone descansar bien. Levantarse con la sensación de no haber descansado suele ser bastante frecuente y afecta nuestro estado de ánimo. Sigue estos consejos para que a partir de esta noche, puedas dormir profundamente y recupera la energía tan necesaria durante el día.

Es muy importante la postura corporal, pues si no es correcta suele conllevar complicaciones en la salud y obstáculos en el desempeño diurno. Para evitarlo, duerme con almohada para mantener la columna vertebral en su posición natural. Existen diversas maneras de dormir, pero las más saludables son dormir “de lado” con una almohada debajo del cuello y otra entre las piernas o directamente “boca arriba” con una almohada bajo el cuello.

La habitación debe contar con un ambiente adecuado. Resulta imprescindible un ambiente sosegado, para un agradable descanso. Para ello, es clave la temperatura que deberá estar entre los 15 y los 20 grados; procura aislar sonidos molestos, puedes poner un poco de música relajante. Asimismo, recuerda que nuestros la oscuridad permite mejor conciliar el sueño, por ello es que un dormitorio oscuro será el adecuado.

Revisa el estado del colchón. Lo recomendable es cambiarlo cada diez años. Comprueba su estado, prueba su comodidad, rótalo y voltéalo cada unos meses. Es importante que sea un colchón de calidad porque te vas a pasar unos doce años de tu vida descansando sobre él. Asesórate con un vendedor para que puedas elegir uno que se adecue a tu peso y estatura.

Escoge “ropa de cama” apropiada, que sea cómoda, prendas no muy ajustadas, preferentemente de algodón y limpias. Evita tomar bebidas con cafeína o con alcohol, cenas abundantes, películas de miedo o escenas en televisión que te creen tensión emocional, el trabajar o estudiar intensamente, antes de dormir, todo ello no es bueno para dormir con la mente en blanco. Es mejor leer un libro tranquilamente.

Realiza ejercicios de relajación en la cama, antes de adentrarte en el sueño, realiza ejercicios de respiración a través de inhalaciones profundas con los ojos cerrados. Procura mantener relajado todo el cuerpo y verás como luego quedas dormido en cuestión de segundos. Al día siguiente te sentirás como nuevo.

Dormir poco no adelgaza
En la época estival todos queremos lucir un bonito cuerpo en playa y piscinas, es por ello que nos esforzamos por perder peso. Aunque bien es cierto que a veces cometemos errores en una alimentación “sana” que nos impiden perder peso. En ocasiones es necesario contar con la ayuda de profesionales como dietistas que nos pueden ayudar en alcanzar nuestro objetivo, pero se pueden aplicar una serie de reglas básicas, como dormir bien.

Uno de los problemas más importantes es la falta de sueño; si eres una persona deportista y con unos buenos hábitos de alimentación, pero cuentas con poco tiempo para dormir,como mucho descansas. Es probable que la falta de sueño sea responsable de los cúmulos de grasa que no consigues eliminar.

Existen numerosos estudios que demuestran que dormir poco aumenta la ansiedad a la hora de ingerir alimentos, bien sea a la hora de la comida, cena o desayuno, lo que conlleva a que comamos más alimentos ricos en grasas y modifiquemos nuestra dieta previamente programada. Por otro lado la falta de descanso disminuye potencialmente el rendimiento cuando se va a realizar ejercicio y por lo tanto se es menos eficiente para quemar grasas durante el ejercicio.

Para adelgazar es necesario un descanso completo de al menos 8 horas, y más cuanto más duradero sea el ejercicio que realicemos. Es una cuestión de transformar nuestros hábitos yéndonos antes de las 12 horas a la cama o incorporando una hora de siesta a nuestra rutina habitual, después de comer para recuperar el sueño perdido. Así que ya sabes, has de dormir lo necesario y bien, para lucir un cuerpo ideal este verano.

Dormir a pesar del calor
Cuando llega el calor veraniego, dormir se convierte para algunos en una auténtica hazaña. Con las altas temperaturas el cuerpo se resiente y empiezan los síntomas como molestias en las piernas, dolor de cabeza, sudoración… y la consecuencia es que resulta imposible conciliar el sueño. El calor nos pone nerviosos y no sabemos qué hacer. A continuación te decimos unos consejos básicos para combatir el calor:

-Cerrar las ventanas y las persianas durante las horas más calurosas del día y ventilar la casa con un ventilador o aire acondicionado. Eso sí, hay que apagarlo por la noche porque además de ser un gran gasto energético es perjudicial para la salud.

– Date una ducha de agua fría antes de dormir, centrándote sobre todo en las piernas

-Utiliza ropa de cama ligera y de tejidos que traspiren bien.

-Método de la toalla: pon una toalla mojada con hielo sujetándose entre dos sillas y abajo un cubo para que recoja el agua del hielo que se derrita. Pon al lado un ventilador orientado hacia la cama, te llegará la humedad de la toalla y te refrescará.

-Método egipcio: humedece las sábanas con las que te vas a tapar.

-Coge unos calcetines de algodón finos y mójalos, escúrrelos para que queden húmedos (pero no mucho) y póntelos. Enfriar los pies reduce la temperatura corporal y de la piel.

-Intenta dormir con los brazos y piernas extendidos y pensar en cosas frescas. Dormir de lado también ayuda a refrigerar el cuerpo. Nunca boca abajo.

-Deja las puertas abiertas para intentar hacer corriente en la casa.

-Cena ligero.

– Usa una almohada individual y pequeña, agobia menos que una grande.

-Deja un vaso de agua en la mesilla para hidratarte de vez en cuando.

– Haz un poco de ejercicio ligero antes de dormir.

Problemas durante el sueño
Pasamos casi un tercio de nuestras vidas durmiendo. Una actividad que nos proporciona descanso, necearía para tener calidad de vida. Los trastornos del sueño afectan a un porcentaje más elevado de la población de lo que muchos se piensan y son más habituales en mujeres. Se estima que más del 10% de la población mundial tiene habitualmente serias dificultades para conciliar el sueño.

¿Cuáles son las principales causas? Estrés, malos hábitos alimenticios y de vida, estados de ansiedad, depresión, querer abarcar demasiado a determinadas edades, exceso de ingesta de cafeína, dormir mal o a deshoras, medicamentos inapropiados y condiciones ambientales desfavorables.

Con el paso del tiempo se han ido identificado más de cien trastornos diferentes de sueño y de vigilia. Los más sufridos son los siguientes:

– La apnea provoca dejar de respirar durante unos 2 minutos mientras duerme, lo que suele provocar fatiga durante el día y problemas cardiovasculares al practicar deporte. Para evitar este desorden es necesario un cambio en los hábitos alimentarios y de sueño. Es más habitual en hombres, en especial, con sobrepeso.

– Las pesadillas pueden acabar convirtiéndose en un trastorno importante para muchas personas. Aparecen cuando se sufre estrés o se toman algunos medicamentos, que ocasionan temor a dormir. Se desconoce un tratamiento específico. Estas pesadillas suelen darse en la fase REM del sueño.

– Terror nocturno (o terrores del sueño), se da en los primeros minutos del sueño, generalmente cuando el que lo padece acaba de dormirse. Quienes lo sufren llegan a incorporarse en la cama con los ojos abiertos y gritando. Esto suele durar unos diez minutos, tras lo cual el individuo vuelve a un sueño calmado. Es frecuente en niños miedosos.

– El sonambulismo es cuando una persona se desplaza caminando mientras duerme, por lo que no es completamente consciente de lo que está haciendo. Suele afectar a niños con familiares sonámbulos. Existen mitos sobre el sonambulismo que dicen que no se les debe despertar, pero se ha demostrado que no es peligroso para ellos en ningún caso. Para evitarlo se aconseja evitar el estrés y respetar las horas de sueño.

– La narcolepsia es un problema que padecen aquellas personas que se quedan dormidas durante las horas del día o sufren una cataplexia o parálisis momentánea consecuencia de una reacción emocional. No tiene cura ni tratamiento especifico que funcione. Se suelen dar antidepresivos.

– Las alucinaciones hipnagógicas se producen durante fases de sueño tempranas, durante la transición de la vigilia al sueño. Es muy común en personas que pasan por épocas de poco descanso, estrés o depresión. Es una de las que más angustia provoca, pues el individuo que las padece ve figuras que no existen, escucha voces… Algunos aseguran ver fantasmas mientras tratan de dormir.

– El síndrome de la cabeza explosiva es de los menos comunes, se experimenta tras situaciones de estrés y fatiga extrema, la escucha de un sonido fortísimo que parece que proceda de su cabeza. Se dice que es de la tensión acumulada, las neuronas se colapsan y por eso se tiene la sensación de que la cabeza vaya a explotar.

Técnica de respiración para dormir mejor
Si cuando te despiertas por la mañana te sientes cansado es muy posible que sea porque no respiras bien durante el sueño. A veces el estrés del día hace que la tensión o los nervios se acumulen por la noche y nos impidan un sueño reparador. Te explicamos una técnica para poder dormir profundamente y levantarte con energías renovadas.

Técnica de respiración para dormir mejor
Acuéstate en la cama o en una colchoneta con las piernas flexionadas o extendidas, de la forma que te sientas más cómoda.

Técnica de respiración para dormir mejor
Coloca las manos en el abdomen con los codos apoyados en el suelo y cierra los ojos. Siente la relajación, la paz y la calma.

Técnica de respiración para dormir mejor
Inhala aire por la nariz y expúlsalo hacia tus manos, suave y placenteramente. Te recomendamos escuchar musuca relajante para encontrar la serenidad interior. Repite este ejercicio unas 6 veces o hasta que te sientas mejor.

Técnica de respiración para dormir mejor
Sube las manos al pecho sobre las costillas, repite la inhalación por nariz e intenta interiorizar esa música celestial.

Técnica de respiración para dormir mejor
Sube las manos a la cara, con las palmas sobre los ojos y los dedos sobre la frente, y repite la misma respiración. Seguramente ahora ya respiras sin menos presión en el pecho. Siente como se llenan los pulmones de aire y no pienses en nada. Disfruta del bienestar.

Técnica de respiración para dormir mejor
Una vez que termines, extiende las piernas relajadas y ligeramente separadas durante un par de minutos. Intenta hacer estos ejercicios de yoga antes de ir a dormir.