Tener siempre hambre
¿Tienes a todas horas hambre? No creas que es solo una sensación esto se produce por los motivos que, a continuación, te vamos a contar. Uno de estos motivos puede estar relacionado con tu ingesta de demasiados “malos” carbohidratos. Los alimentos con azúcar y carbohidratos procesados, como el pan blanco, el arroz blanco y los cereales para el desayuno bajos en fibra, tienen poca capacidad para llenar, debido a su alto IG (índice glucémico).

Esto significa que son digeridos y solo elevan los niveles de azúcar en la sangre brevemente, dejando así que el hambre regrese pronto. Lo que debes hacer es optar por la liberación más lenta de los carbohidratos mínimamente procesados que te llenen durante más tiempo. Por ejemplo, el muesli, copos de avena, pan sin semillas y las legumbres, como las judías. Otro de los motivos por el que puedes tener siempre hambre es porque tu dieta no tiene suficiente masa.

De acuerdo con los expertos, nos quedamos satisfechos por el consumo de un determinado volumen de alimentos al día, no por un recuento de calorías exacto. Elegir más alimentos con una “densidad de energía de baja” y no muchas calorías, hará que tengas hambre. Incluye más frutas y verduras, ensaladas o pastas sin salsa de mantequilla o crema en tu dieta. Olvídate de la comida rápida.

Finalmente otro de los motivos de esa desagradable sensación de hambre continua es la falta de proteínas. Las proteínas sacian más que los carbohidratos o las grasas, así que échale un vistazo a la cantidad que estás ingiriendo.