Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
Las infecciones por hongos en la piel son muy comunes, pero son bastante difíciles de detectar. Son unos organismos microscópicos. Los hongos en la piel producen picazón e incluso descamación. Algunas veces la zona afectada se pone de color rojo, lo que lo hace que los hongos se confundan con una simple erupción cutánea.

Este tipo de infecciones se pueden producir en muchas partes del cuerpo. Una infección por hongos es la tiña. Esta se produce en las uñas, en el pelo y en la piel. La primera señal son unas manchas rojizas que aparecen en la piel. Poco a poco se transforman en una especie de anillos. Otro tipo de infección es la que vulgarmente conocemos como pie de atleta. Este nombre no significa que la infección pueda ser padecida únicamente por deportistas. Afecta a los dedos de los pies llegando incluso a afectar a las uñas.

Otro tipo de hongo es la candidiasis. Esta infecta a la mayoría de las zonas que hay alrededor de las uñas o a cualquier otra zona suave que tenga aberturas cercanas. Los bebés pueden desarrollar erupciones en su piel por el roce del pañal, estas pueden llegar a infectarse por este tipo de hongo.

La tiña inguinal se caracteriza por la zona a la que afecta: la ingle y la parte superior de los muslos. Suele ser más común en los hombres que en las mujeres, pero esto no significa que estén exentas. El problema comienza con una pequeña erupción y posteriormente se forma una especie de grano muy rojizo con pus.

Cómo prevenir el contagio de hongos

Si nos hemos contagiado de hongos, librarnos de ellos puede ser una tarea desesperante, además del picor y las molestias que nos causan. Por ello lo mejor es tomar una serie de medidas destinadas a prevenir su contagio:

Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
– Utiliza chanclas o zapatillas de goma desde que salgas del vestuario hasta que te metas en la piscina. Aunque solemos relacionarlos con las duchas o el borde de las piscinas, los hongos pueden estar en cualquier parte, y por ello no hay mejor protección que unas zapatillas.

– Después de salir de la piscina o de la ducha, sécate bien el cuerpo, especialmente en los pies, entre los dedos, o en aquellos lugares donde aparecen pliegues en la piel, ya que es donde con más facilidad proliferan.

– No permanezcas mucho tiempo con el bañador húmedo después de salir de la piscina. Si no vas a tomar el sol, lo mejor es cambiarlo por uno seco para evitar los hongos.

– Deja el calzado en un lugar bien ventilado y procura no llevar mucho tiempo o varios días seguidos el mismo calzado. Si no tienes más remedio, cámbiate a menudo de calcetines.

– Si alguien de la familia tiene hongos en los pies, no debe caminar descalzo por la casa, ya que los iría diseminando.

– Los hongos son muy contagiosos, por lo que se debe evitar el intercambio de zapatos, calcetines, o toallas con otras personas. También, si te has contagiado, debes estar muy atento para no contagiártelos tú mismo a otras partes del cuerpo, como ocurriría si te rascas en la zona donde tienes hongos y después te tocas otra parte del cuerpo.

– Si ya te has contagiado, sigue las pautas del tratamiento tal y como te las indica el especialista para eliminarlos totalmente.

Síntomas y causas del pie de atleta

El pie de atleta es un trastorno de la piel muy común. Los dermatofitos que causan el pie de atleta y las infecciones similares, llamadas infecciones por tiña, viven en los tejidos muertos del cabello, las uñas y las capas externas de la piel. El pie de atleta producirse a partir de de otras infecciones micóticas de la piel tales como la tiña inguinal.

Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
El cuerpo alberga una variedad de microorganismos, incluidas las bacterias, infecciones por dermatofitos, levaduras y hongos. Algunos son útiles para el cuerpo. Otros pueden, en condiciones adecuadas, multiplicarse rápidamente y causar infecciones. El hongo que causa el pie de atleta nace en áreas cálidas y húmedas. La susceptibilidad a la infección se incrementa por la falta de higiene, la falta de traspiración de la zona, el calzado, la piel húmeda y las lesiones leves de la piel o uñas.

Este tipo de infecciones son contagiosas, y se pueden transmitir por contacto directo o por contacto, como por ejemplo con los zapatos, los calcetines y diferentes superficies. También puede transmitirse por el contacto con mascotas que portan el hongo. El pie de atleta puede durar mucho o poco tiempo y puede reaparecer después del tratamiento.

Algunos de sus síntomas son la picazón y el ardor de la zona. En la exploración, la zona afectada aparecerá rojiza y escamosa. La zona que rodea la infección suele ser blanquecina debido a la maceración de la piel causada por el ambiente húmedo. Puede afectar a las uñas y otras partes del pie. Si afecta a las uñas están suelen quedarse descoloridas, se vuelven más densas y se desmoronan.

Remedios caseros para tratar los hongos en los pies

Los hongos en el pie es un tipo de infección muy popular en gran parte de la población y que suele producir mucho picor y escozor en el propio pie. Las causas de este problema tan común son varios y pueden ir desde el exceso de sudor y humedad en la zona hasta el propio contagio a través de una herida.

En el caso de que los hongos no sean muy graves y estén poco desarrollados, hay una serie de remedios caseros que pueden ayudarte a combatir tal problema tan molesto y doloroso.

Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
Vinagre
El vinagre es un producto natural conocido por ser un gran desinfectante por lo que es perfecto para usarlo como remedio casero contra los hongos. Para elaborar dicho remedio debes mezclar en un cuenco, un poco de vinagre con agua y acto seguido meter los pies en dicha mezcla durante unos 15 minutos. Pasado el tiempo, seca bien con una toalla y en poco tiempo notarás una gran mejoría en el estado de los pies.

Ajo
El ajo es un alimento conocido por tener numerosas propiedades realmente beneficiosas para la salud. Una de ellas es su gran poder antibacteriano por lo que es perfecto para tratar los hongos del pie. Lo primero que debes hacer es elaborar un poco de aceite de ajo, para ello coge un tarro con aceite de oliva y mete una cabeza de ajos en el interior. Deja macerar alrededor de un par de días. Una vez listo el aceite, coge un poco del mismo y aplica en la zona afectada un par de veces al día. Pasados unos minutos, enjuaga con agua y seca el pie con una toalla. En pocos días irás notando un gran mejoría en los pies.

Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
Limón
El limón se trata de otro remedio casero que puedes usar de una forma eficaz para acabar con los hongos del pie. Basta con usar un poco de zumo de limón en la zona dolorida. Aunque en un primer momento puede causar escozor y un mayor picor en el pie, esta sensación es normal ya que indica que el limón está haciendo efecto sobre los hongos. El limón te ayudará a combatir este problema además de evitar que sudes en exceso en los propios pies.

Polvos de talco
Otro remedio casero muy popular y usado consiste en aplicar un poco de polvos de talco. Antes de ponerte los zapatos es aconsejable que pongas un poco de talco en el interior de los mismos para evitar un exceso de sudor y de humedad en los pies. En el caso de que ya tengas hongos, los polvos de talco te ayudarán a aliviar el escozor y el picor que te producen las bacterias en cuestión.

Cáscaras de nueces verdes
Las cáscaras de nueces verdes también son un buen remedio casero contra los hongos. Lo que tienes que hacer es añadir cáscaras de nueces en agua hirviendo, junto con sus hojas, y dejar reposar hasta que el agua esté tibia. Después podrás remojar los pies durante unos 15 minutos.

Aceite del árbol del té
Y nuestro último remedio casero de hoy es el aceite del árbol del té. Aplícalo a diario directamente sobre tus pies para matar los hongos. Sus propiedades antifúngicas y antibacterianas lo convierten en uno de los mejores remedios para combatir esta infección.

Recuerda que estos remedios caseros son eficaces cuando la infección en cuestión no es grave y está poco desarrollada. En el caso de que los hongos sean más graves, lo mejor es acudir a un especialista que te ayude a terminar con tal infección en los pies. En este caso tendrás que aplicarte algún tipo de crema específica para erradicar las bacterias en cuestión hasta acudir un sistema mucho más efectivo y menos doloroso como es el tema del láser.

Recuerda que una vez desaparezcan los hongos y vuelvas a tener el pie en perfecto estado, deberás tener una serie de cuidados para evitar que vuelvan a producirse dichos hongos. Es importante que los limpies asiduamente y evitar que suden en exceso. Espero que te sirvan estos remedios tan sencillos y eficaces para terminar con los hongos de tus pies y vuelvas a tener los mismos en perfecto estado.

Cómo evitar los hongos en los pies durante el verano

Seguramente verano es cuando hay que tomar más precauciones para evitar diferentes consecuencias negativas en nuestra salud: quemaduras en la piel, deshidratación, intoxicaciones, pero también la aparición de hongos, muy común en esta época. ¿El motivo? Solemos visitar con más frecuencia espacios públicos como playas y piscinas y nuestros pies están muy expuestos al usar sandalias, chanclas o andar descalzos.

Pero, ¿sabes qué son los hongos? Se trata de una dolencia contagiosa que se puede propagar y empeorar. Por tanto, es muy importante tomar una serie de medidas y detectar si estás o no afectado. Conócelas a continuación.

Por un lado, es muy importante secarse bien los pies después del baño, sobre todo entre los dedos. Las zonas húmedas son proclives a su aparición. También es esencial que utilices un zapato transpirable y que nunca camines descalzo por lugares públicos.

Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
Aunque muchas no lo saben, es muy importante no abusar de los esmaltes de uñas. Si igualmente los utilizas, debes cambiarlos con frecuencia, ya que al no dejar transpirar, corres el riesgo de que la uña se convierta en un foco generador de hongos. Por supuesto, es necesario que no compartas ningún utensilio de higiene podológica ni la toalla para secar los pies.

Por otro lado, es recomendable que utilices calcetines de fibras naturales y que te los cambies con frecuencia, al igual que debes evitar el calzado realizado con materiales sintéticos y que sea ajustado. Por otro lado, te aconsejamos que laves los pies con jabón con pH neutro y que te hagas revisiones periódicas para comprobar el estado de salud de tus pies.

Cómo eliminar los hongos de las manos

El cuidado de las manos sigue siendo la asignatura pendiente de muchas personas. No solo por una cuestión de estética, ya que las manos son nuestra mejor carta de presentación, sino también por un tema de higiene y salud. Unas manos limpias nos pueden evitar muchos problemas y enfermedades, como por ejemplo una infección de hongos.

Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
Ardor en los dedos, inflamación, manchas, picazón, uñas de color amarillo… Estos son los síntomas más frecuentes que pueden indicar que efectivamente tenemos un problema de hongos en nuestras manos. ¿Sabes cómo acabar con esta infección?

Si prefieres los remedios naturales, prueba con vinagre de manzana. Llena un bol hasta la mitad con agua y el resto con vinagre de manzana. Introduce tus manos en el recipiente una o dos veces al día, durante unos minutos, y después aclara y seca tu piel. Lo ideal es repetir este ritual durante dos o tres semanas. Esto es porque el vinagre de manzana contiene un ácido acético que ayuda a quemar los hongos, pero sin dañar nuestra piel y las uñas.

Otro remedio natural, que pasa de generación en generación, lo encontramos en la nevera de cualquier hogar: ¡el yogur! Resulta que los fermentos del yogur tienen propiedades fungicidas. El truco es muy sencillo, tan solo tienes que untar con yogur todas aquellas partes de tu piel que están afectadas por los hongos. Deja actuar durante una media hora, y repite este proceso cada día hasta que los hongos desaparezcan.

Hongos en el cuero cabelludo

¿Alguna vez has sufrido de hongos? Aunque los más habituales suelen aparecer en los pies, lo cierto es que pueden encontrarse en diferentes partes del cuerpo como, por ejemplo, en el cuero cabelludo.

Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
Las infecciones por hongos en el cuero cabelludo están producidas en su mayoría por hongos del grupo de los dermatofitos, que solo colonizan estructuras con queratina, es decir, epidermis, pelo y uñas. En estos casos se denominan tiñas del cuero cabelludo. Su recepción natural es en la piel y pelos del hombre y de los animales y en el suelo rico en tales desperdicios, desde donde pueden contagiarse los seres humanos y los animales.

El colectivo de personas que mayor riesgo tiene de contraer esta infección son los niños, sobre todo desde la lactancia hasta la edad escolar, con tendencia a propagarse a otros niños. Eso sí, en la mayor parte de los casos se transmite a través de los animales. Por otro lado, es una infección rara en adultos.

Tipos de hongos en la piel: remedios caseros para pies
Los síntomas de la tiña del cuero cabelludo son la pérdida de pelo en áreas circulares; lesiones redondeadas, bien delimitadas con la piel roja y tumefacta y con un grado de descamación variable; áreas con cabellos cortados a ras del cuero cabelludo, que se desprenden fácilmente al tirar de ellos; aparición de zonas de cuero cabelludo rojas con formación de puntos con pus, y posterior aparición de costras amarillentas; algunas de las lesiones pueden infectarse por bacterias; y posible extensión de las lesiones a la cara o al resto del cuerpo. En algunos casos los ganglios linfáticos del cuello o de la nuca pueden inflamarse y hacerse dolorosos. Además, pueden aparecer otros síntomas como la fiebre, la cefalea o los vómitos.

Para evitar la aparición de los hongos en el cuero cabelludo es esencial evitar el contacto con animales que presenten signos de infección. Pero si finalmente te contagias, deberás tratarte con un fármaco por vía oral, debido a la necesidad de que el medicamento penetre en el folículo piloso. Así, los tratamientos tópicos utilizados como único tratamiento son ineficaces. En algunas ocasiones, puede ser necesario realizar un tratamiento con corticoides, o con antibióticos y corticoides simultáneamente.