Tres de cada diez trabajadores podría tener problemas de corazón