Un poco de estrés puede ser bueno para el cerebro