Vivimos más que el resto de europeos pero con peor salud