Vivir solo aumenta el riesgo cardiaco