El yogur es apto para intolerantes a la lactosa